Una propuesta que permite evocar el origen del grupo y plantear una evolución no rupturista de la marca.

 

El amarre o noray nos acerca al puerto, a la pesca, al mar. Elementos  esenciales en la identidad de la compañía y siempre presentes en su personalidad a lo largo de un siglo.

 

El imagotipo logra proyectar la personalidad del grupo con su inicial, preservando su personalidad y carácter, y ganando en flexibilidad y posibilidades de aplicación.

Una compañía con casi un siglo de historia es en sí misma un sello de garantía de calidad. Con la "G" de Garcimar rubricamos una manera de tratar el producto, reafirmando nuestros valores y el compromiso con el trabajo bien hecho.

© 2018 GARCIMAR. All Rights Reserved